miércoles, 19 de septiembre de 2018

TIROIDES. PEQUEÑA GRAN DESCONOCIDA.

Hoy hablaré como paciente, inspirada en los grandes de #FFPaciente que desde hace años comparten sus experiencias en El día con su enfermedad. Y hablaré de la Tiroides, y seré paciente, y seré crítica con el sistema, porque, como parte del sistema, creo que podemos mejorar.
La tiroides es una glándula que se encuentra en el cuello, justo debajo de lo que coloquialmente llamamos la nuez. Es una glándula pequeña, pero encargada de grandes cosas
A las personas que conozco a las que les han detectado alguna alteración, les explico que la tiroides es la encargada de manejar en el ralentí, como en el motor de los coches, o el ritmo de actividad dentro del cuerpo.  Es decir, cuando la tiroides va lenta, todo el cuerpo va lento. Cuando la tiroides se desenfrena, todo el cuerpo se desata.
También les digo que para mí, es una glándula puñetera, porque no da la cara tan fácil, y se enmascara o confunde con muchas otras cosas. 


COMO PACIENTE.  
Las 7 tías de mi padre están operadas de bocio-tiroides. Mi madre tiene diagnosticada una Tiroiditis Autoinmune de Hashimoto y primas mías también. Mi diagnóstico y tratamiento debería haber sido rápido y fácil.

Esta enfermedad actúa de una manera similar a la Diabetes Mellitus con el Páncreas. Por algún motivo, nuestro cuerpo se vuelve loco, y nuestro propio sistema inmunitario ataca con anticuerpos específicos a nuestra propia glándula tiroides. Esto hace que se inflame, sufra, intente recuperarse, y así durante años,  haciendo que cada vez la glándula funcione cada vez peor hasta que termina por claudicar.  En todo el proceso funciona a picos, lo que dificulta el diagnostico y tratamiento. Y la vida de las personas sin tratamiento  


En mi caso empecé con síntomas seguros en torno a los 12 años. Aumento de peso, alteraciones analíticas con colesterol elevado, cansancio extremo, piel seca, irritada y con lesiones, bajada brutal de las calificaciones académicas,...  todo esto es achacable a múltiples factores. En ese momento, la adolescencia, ya se sabe,... el famoso pavo.  
Me daban distintos tratamientos para cada uno de los síntomas. Recuerdo que me mandaron al endocrino, me pesó, y me dio una dieta de 1.500 kcal fotocopiada tantas veces que parecía un papiro. Me dijo que hiciera la dieta y no hacía falta que volviera. Gine mandó píldoras para regular ciclos que tardaban meses. Derma pastillas para la piel... En una de las analíticas que me hacía el derma me pidió la TSH (una hormona que produce la Hipófisis cuando ve que la Tiroides está vaga. Suelo compararla con sacar el látigo pata que la tiroides trabaje).
La TSH estaba algo elevada, en torno a 8. Los rangos normales son en torno a 4, y cada vez los están bajando más. El derma me derivó a mi médico del centro de salud. Me repitió la analítica, 10 y poco..... hasta 10 no se iniciaba tratamiento, pero valoró repetir en un mes. Al mes siguiente di 9. Por debajo de 10. así que... adiós tratamiento......  Mientras, los síntomas en ocasiones fueron.... muy difíciles de llevar, por ser suave.



Años después, ya trabajando de enfermera, la compañera enfermera de endocrino tomando un café me explicó todo esto de manera que lo entendiera. A ver, yo había estudiado todo esto como profesional sanitaria, igual que la médico del centro de salud,...pero creo que ninguna de las dos habíamos pillado la entidad de esta pequeña glándula. No recuerdo el nombre de la enfermera, para variar no ocurrió n#EnfermeriaVisible incluso entre las propias enfermeras. Sin embargo, le estaré siempre agradecida por ser también enfermera con una persona que apenas conocía tomando un café. 

La enfermera de endocrino del Hospital Ramón y Cajal, donde yo trabajaba en oftanmología, me explicó que no lo dejara. Que volviera a moverlo, porque la tiroides sufría con esos picos, y con los años esas inflamaciones crónicas cada vez eran menos recuperables en cuanto a la capacidad de función de la glándula. También me explicó cómo la Tiroides, intentando alcanzar niveles óptimos con los latigazos de los niveles altos de TSH a veces respondía con picos, (según me lo explicaba, más similitudes le veía con la diabetes, DM ) lo que complicaba el diagnostico, ya que podías sentirte fatal, y para cuando decidías ir al médico, este valoraba una analítica, y te la realizaban, la tiroides podía haber contrarrestado el pico de bajada o subida que causó la sintomatología y la analítica salir medio decente. 


Conseguí que mi derma me hiciera las determinaciones tiroideas en mis controles analíticos de derma (mi médico de primaria consideraba el caso cerrado y por cómo me habló deduje que yo era una gorda pesada, o lo que de puertas para dentro llamamos "muy demandante"). Con la analítica alta, TSH de 7, mi derma me derivó a endocrino. Hablo de unos 12 años después del inicio claro de síntomas

La endocrino, Rosa, me mandó eutirox 25, BRUTAL. Cada vez era más yo. Cada vez era más yo en mis mejores momentos. En esos momentos, cuando yo tenía en torno a 24-25 años, la indicación era TSH por debajo de 6.... Durante mi primer embarazo la recomendación era tenernos en torno a 4.  Ahora la recomendación es TSH en torno a 4, embarazadas en torno a 2. 


Que quiero decir con esto.  Que como personas que sufrimos una alteración de Tiroides, si tienes sintomatología, no lo dejes!!!!!!!  

Casualmente son alteraciones que afectan sobretodo a mujeres jóvenes, y que en ocasiones esos problemas secundarios: obesidad, dislipemia-colesterol, eccemas, ansiedad, depresión, cansancio extremo,...  pueden pasar sin tratar la causa de los mismos: La Tiroides. 

Otro día, si tenéis ganas, hablamos de los tratamientos farmacológicos, sus controles y sintomatología. 
Si puedo ayudar en algo, aquí estoy, #ffpaciente, #pacientesenred .  


  

1 comentario:

  1. Genial, estaría genial un ciclo sobre patologia tiroidea, las diferencias entre hipo e hiper, tratamiento, sensaciones,criticas al sistema.....te felicito por este post y te animo a seguir escribiendo como paciente que es profesional sobre esta glándula tan importante.

    ResponderEliminar