domingo, 25 de noviembre de 2018

MIEDO A SENTIR


Mañana se reinicia una etapa, y, aunque tengo muchos borradores en el tintero, han sido días intensos que no me han dejado centrarme para pulirlos.

Sin embargo, hay algo que no puedo dejar de decir hoy.

Quédate con quién te borre el pintalabios con sus besos,
No con quien te borra el rímel con tus lágrimas.


Es una modificación de la frase de Quiérete Mucho, vía mi querida Nuria De Argila, que me ha hecho pensar en esas personas, o esos momentos, en los que, por no sentir, no tocamos, no acariciamos, no besamos,...y en vez de borrar el pintalabios con cariño, ayudamos a borrar el rímel con barreras y más dolor.

Como enfermera, hoy necesito acercarme a esta realidad. Cuando, como sanitarios, como personas, no queremos sufrir, no queremos coger cariño a esa persona, no queremos quererla,... así que, en momentos vitales, cuando esa persona tiene el alma al aire, nos centramos en la técnica, en su cuerpo, pero nos apartamos de ellos, de sus abrazos, y hacemos lo posible por evitar sus besos con ridículas estrategias como adelantarnos alargando la mano para despedirnos, darle un toque en el hombro, o huir rápidamente detrás de una mesa o cualquier mueble que nos salve de su cercanía, hasta que esa persona desaparezca. La cosificamos, nos centramos en su cuerpo, rechazando sus emociones, o su alma.

Los que seguís el blog sabéis que a mis 36 años estoy en plena crisis, replanteándome muchas cosas desde las bases. Creemos que así estamos a salvo de sentir, y seguramente sea así y sea yo quien esté equivocada.

Mientras lo decido, compartiré lo que pienso. A riesgo de desdecirme públicamente mañana.

Creo, que nos da miedo conmovernos, que nos da miedo sentir. Y que en el camino por evitarlo, en ese camino de autosupervivencia emocional, hacemos mucho daño al otro;  y a nosotros mismos impidiéndonos sentir, y sabiendo lo que hacemos a la otra persona.

Creo, que hay momentos en los que la otra persona nos pide a gritos conectar con el alma, y no solo con las palabras o con el cuerpo mediante unas palmadas en la espalda. 

Nos pide un abrazo, nos pide sentir que nos importa, que vamos a implicarnos y a cuidar de él-ella en todos los sentidos y aspectos que estén en nuestra mano, que, de alguna manera, le apreciamos como ser humano único, como él, como José, Alicia, María, Nuria, Carlos, Antonio,..

Sin embargo, somos cobardes, y ponemos barreras para evitar que las emociones entren, para evitar conectar con otra alma... dejando desamparada a esa persona que, con el corazón en la mano, nos estaba pidiendo ese gesto de cariño. 

Me diréis que no es profesional. Me diréis que cuando abres tu alma a menudo te la destrozan. Me diréis que no nos pagan para eso,... seguramente tengáis razón en todos los argumentos y la errada sea yo. 

Sin embargo, os diré una cosa. Un diagnóstico me lo podrá hacer Watson. Traerme un vaso de agua o las pastillas lo podrá hacer un robot. Una apendicectomía podrá hacerlo DaVinci,... 

Pero cogerme de las manos haciéndome saber que estaremos juntos pasando por eso; mirarme a los ojos con mirada de "eres única e importante para mí" y abrazarme fuerte cuando viene la tormenta, eso... solo podrá hacerlo una persona a la que le importe no solo mi cuerpo, sino también mi alma. 


Como dice Serrat, son encuentros donde es caprichoso el azar, no te busqué, ni me viniste a buscar. Tú estabas donde no tenías que estar; y yo pasé, pasé sin querer pasar. Y me viste y te vi, entre la gente que iba y venía con prisa,... estamos dispuestos a conectar?

Últimamente digo aún más tonterías de lo normal. Solo te diría que te preguntes si ¿Estás dispuesto a ser esa persona con tus pacientes?  y por qué sí, o por qué no.




jueves, 1 de noviembre de 2018

Unicornios














Ayer viendo tapices, me encontré con esta serie del siglo XV hecha en Flandes con lana y seda de casi 4x4 metros y que ahora se encuentran en el Metropolitan de Nueva York y el Moyen Age de París; y cuya temática versa sobre el fantástico Unicornio.


El Unicornio Capturado


Observando estas maravillas, pensé que, desde siempre, hemos ambicionado lo único. Nos enamoramos de lo que consideramos especial, aquello que sobresale a nuestros ojos. Lo que es difícil de encontrar por su excepcionalidad, aquello que cada uno consideramos extraordinario, y por lo mismo nos asombra desde la primera vez que lo vemos y cada vez que la cualidad aparece. En este caso, deseaban un unicornio. Además de su supuesta belleza, el cuerno del unicornio poseía increíbles dones de sanación y protección.  

Así que, ni cortos ni perezosos para conseguir tener aquello que consideraron exclusivo ¿qué se hizo? Organizar una cacería para encontrar aquello único que ansiaban tener, conseguir, poseer,... aunque para ello tuvieran que torturarlo o incluso muriera en el intento.


Cuando al final consiguieron domarlo y capturarlo, encerraron a ese ser mitológico y único, de tal manera que dejó de apreciarse su belleza, impidiéndole correr u otros movimientos. Atado y limitado, en continua decadencia hasta que se consume y desaparece el ser que, inicialmente, era majestuoso y magnífico.  



Y mi pregunta es ¿Hacemos lo mismo con las personas? Con nuestros hijos, amigos, pareja o,... con la selección de personas para un puesto de trabajo?. 
Queremos personas excepcionales y únicas en algunos aspectos: creatividad, amabilidad, inteligencia, capacidad de innovación o investigación, alegría, posibilidades de producción, satisfacción del cliente,..... pero cuando lo tenemos ¿qué hacemos? ¿Intentamos encerrarlo? ¿Limitarlo? Cuando sentimos que no podemos contenerlo ni someter sus dones exactamente a nuestros deseos ¿nos asustamos de lo mismo que nos parecía sublime? O si sentimos envidia o miedo a que nos haga sombra ¿le azuzamos y hostigamos hasta que conseguimos que pierda aquello que le hacía majestuoso? Aquello excepcional que nos hizo elegirlo. ¿Actuamos como en la captura del Unicornio?  Me gustaría decir que no lo hacemos. 

domingo, 21 de octubre de 2018

Heridas Crónicas JAMA 2018

Hace pocos días Jama publicaba una revisión sobre los niveles de evidencia en el tratamiento de heridas crónicas.

Destaca en el manejo de las heridas crónicas:
  1. Identificar la etiología, causa-s, de las lesiones.
  2. Reducir los factores de riesgo, en especial según la causa, así como otros determinantes como el estado de malnutrución, tabaquismo,... y factores psicosociales.
  3. Tratamiento de la herida:
      a)  DESBRIDAR!!!!  se considera un paso fundamental. Tratar la infección si se encuentra presente, y CONTROLAR LA HUMEDAD!!!!!! 

      b) Consultar con un especialista si es preciso

      Medidas accesorias como vendaje compresivo, medidas de descarga de presión,...

El producto con mayor nivel de evidencia es la presión negativa, que además reduce las visitas de enfermería. Sin embargo, existen espumas que pueden mejorar la eficiencia y confort del paciente. Es relativamente complejo desarrollar estos estudios, en parte, porque salvo la presión negativa, el resto de tratamientos suelen ir juntos y es difícil discriminar la acción de un producto sin el otro. Por ejemplo: Gel+alginato+Ap,secundario. 


Sobre todas las medidas terapéuticas que tenemos las enfermeras para el cuidado y curación de heridas crónicas, mi resumen sería que lo importante es mantener un adecuado y óptimo nivel de humedad tanto en el lecho como en la zona perilesional. Y elegir el producto, será en relación al coste y las preferencias del paciente.


Hecho resumen resumido 😊 Feliz domingo. 

Piezas

Hay  momentos en los que parece que, cuando ya tienes el puzzle montado, algo lo remueve.


A veces es la ilusión por un trabajo nuevo, un nuevo proyecto, un nuevo amor. Otras un despido, una pérdida o un olvido.


En cualquier caso, toca rediseñar el puzzle con las nuevas piezas.


Lejos de la primera impresión, el cambio es vida, y es imparable. Aunque lo cómodo sea lo estático, como aprendemos, sentimos y vivimos, es cambiando. A veces da miedo, por no decir siempre, por eso propongo que disfrutemos del camino.

Feliz Domingo.

sábado, 13 de octubre de 2018

GESTIÓN DE PERSONAS

Cada persona llega por su camino a la casa. Ni mejor ni peor, el suyo.
Hablaba esta semana con una amiga, que me recordó lo que yo pensaba hace años del departamento de recursos humanos, RRHH. 

Cuando empecé, pensaba que recursos humanos era el departamento que se encargaba de facilitar la vida de las personas. RRHH era la parte de la empresa que nos veía como eso, humanos, con nuestras necesidades humanas, y era el encargado de cuidarnos. 

 Tras el paso por distintas empresas desde los 17 años me he dado cuenta que somos simplemente un número (ahora que lo veo llevo más años currando que sin hacerlo ja,ja,ja... ) Lo dicho, en casi 20 años, he aprehendido que recursos humanos es a las personas lo que recursos materiales a los objetos. Una parte de la organización que se encarga con los proveedores de conseguir lo que requiere para que el producto final llegue al cliente, y el afecto y la empatía, no es algo que se tenga con los proveedores. 

Tengo tan aprehendido esto, que cuando mi amiga me dijo RRHH debía velar por las personas fue como un golpe en el estómago. Y tiene razón. Pero el término está tan viciado, que me pasara a llamarse GESTIÓN DE PERSONAS 

Gestión de personas, de sus emociones, de sus intereses, de sus anhelos, de su PRODUCTIVIDAD, ojo!!! que soy la primera que curra y quiere que los demás curren. Pero quiero que saquen el trabajo adelante con el mayor nivel de excelencia, y eso, en mi opinión, no se consigue con café para todos. 

Sería como pensar que por cada curso de un colegio hubiera un uniforme, con las mismas medidas exactas. El mismo tiro de pantalón, la misma cintura, la misma camisa, y las mismas mangas. Y además, pretender que todos los niños y niñas tuviesen que estar perfectos llevando ese uniforme. Pretender que al alto no le quedaran los pantalones pesqueros por las pantorrillas ni las mangas por los codos. Que el bajo no lo arrastrara. Que la cintura no quedara apretada marcando tripa en quienes no les cierra el botón, ni se le cayeran los pantalones a los más delgados. 

No valemos para lo mismo. No lo conseguimos igual. Hay personas con una gran oratoria, otras son innovadoras viendo constantemente áreas de mejora, otras son capaces de memorizar hasta la última cara y nombre, otras tienen un gran don de gentes, otras tienen visión estratégica,.... unas necesitan muchas horas sentadas en un despacho sin que las molesten para producir. Otras, necesitan como el aire moverse y salir para crear. Uno quiere tener vacaciones en los puentes, otro ir a congresos. Uno quiere menos tareas y responsabilidad, el otro cada vez necesita más, como el fuego la leña. Uno quiere más dinero, el otro poder conciliar. Unos prefieren algo tranquilo, otros algo que les apasione y les rete cada día.

Por supuesto, todo lo anterior no es excluyente entre sí. Pero si tuvieramos que elegir cuatro, seguramente nuestras respuestas serían diferentes. 

Ojalá vea algún día una Gestión de Personas. Que entienda las necesidades de las personas que trabajan para esa empresa como yo veo las necesidades de mis clientes, y se ponga en disposición de facilitar al máximo las condiciones para que las personas que trabajan en esa empresa lo den todo por ella y sus clientes.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

TIROIDES. PEQUEÑA GRAN DESCONOCIDA.

Hoy hablaré como paciente, inspirada en los grandes de #FFPaciente que desde hace años comparten sus experiencias en El día con su enfermedad. Y hablaré de la Tiroides, y seré paciente, y seré crítica con el sistema, porque, como parte del sistema, creo que podemos mejorar.
La tiroides es una glándula que se encuentra en el cuello, justo debajo de lo que coloquialmente llamamos la nuez. Es una glándula pequeña, pero encargada de grandes cosas
A las personas que conozco a las que les han detectado alguna alteración, les explico que la tiroides es la encargada de manejar en el ralentí, como en el motor de los coches, o el ritmo de actividad dentro del cuerpo.  Es decir, cuando la tiroides va lenta, todo el cuerpo va lento. Cuando la tiroides se desenfrena, todo el cuerpo se desata.
También les digo que para mí, es una glándula puñetera, porque no da la cara tan fácil, y se enmascara o confunde con muchas otras cosas. 


COMO PACIENTE.  
Las 7 tías de mi padre están operadas de bocio-tiroides. Mi madre tiene diagnosticada una Tiroiditis Autoinmune de Hashimoto y primas mías también. Mi diagnóstico y tratamiento debería haber sido rápido y fácil.

Esta enfermedad actúa de una manera similar a la Diabetes Mellitus con el Páncreas. Por algún motivo, nuestro cuerpo se vuelve loco, y nuestro propio sistema inmunitario ataca con anticuerpos específicos a nuestra propia glándula tiroides. Esto hace que se inflame, sufra, intente recuperarse, y así durante años,  haciendo que cada vez la glándula funcione cada vez peor hasta que termina por claudicar.  En todo el proceso funciona a picos, lo que dificulta el diagnostico y tratamiento. Y la vida de las personas sin tratamiento  


En mi caso empecé con síntomas seguros en torno a los 12 años. Aumento de peso, alteraciones analíticas con colesterol elevado, cansancio extremo, piel seca, irritada y con lesiones, bajada brutal de las calificaciones académicas,...  todo esto es achacable a múltiples factores. En ese momento, la adolescencia, ya se sabe,... el famoso pavo.  
Me daban distintos tratamientos para cada uno de los síntomas. Recuerdo que me mandaron al endocrino, me pesó, y me dio una dieta de 1.500 kcal fotocopiada tantas veces que parecía un papiro. Me dijo que hiciera la dieta y no hacía falta que volviera. Gine mandó píldoras para regular ciclos que tardaban meses. Derma pastillas para la piel... En una de las analíticas que me hacía el derma me pidió la TSH (una hormona que produce la Hipófisis cuando ve que la Tiroides está vaga. Suelo compararla con sacar el látigo pata que la tiroides trabaje).
La TSH estaba algo elevada, en torno a 8. Los rangos normales son en torno a 4, y cada vez los están bajando más. El derma me derivó a mi médico del centro de salud. Me repitió la analítica, 10 y poco..... hasta 10 no se iniciaba tratamiento, pero valoró repetir en un mes. Al mes siguiente di 9. Por debajo de 10. así que... adiós tratamiento......  Mientras, los síntomas en ocasiones fueron.... muy difíciles de llevar, por ser suave.



Años después, ya trabajando de enfermera, la compañera enfermera de endocrino tomando un café me explicó todo esto de manera que lo entendiera. A ver, yo había estudiado todo esto como profesional sanitaria, igual que la médico del centro de salud,...pero creo que ninguna de las dos habíamos pillado la entidad de esta pequeña glándula. No recuerdo el nombre de la enfermera, para variar no ocurrió n#EnfermeriaVisible incluso entre las propias enfermeras. Sin embargo, le estaré siempre agradecida por ser también enfermera con una persona que apenas conocía tomando un café. 

La enfermera de endocrino del Hospital Ramón y Cajal, donde yo trabajaba en oftanmología, me explicó que no lo dejara. Que volviera a moverlo, porque la tiroides sufría con esos picos, y con los años esas inflamaciones crónicas cada vez eran menos recuperables en cuanto a la capacidad de función de la glándula. También me explicó cómo la Tiroides, intentando alcanzar niveles óptimos con los latigazos de los niveles altos de TSH a veces respondía con picos, (según me lo explicaba, más similitudes le veía con la diabetes, DM ) lo que complicaba el diagnostico, ya que podías sentirte fatal, y para cuando decidías ir al médico, este valoraba una analítica, y te la realizaban, la tiroides podía haber contrarrestado el pico de bajada o subida que causó la sintomatología y la analítica salir medio decente. 


Conseguí que mi derma me hiciera las determinaciones tiroideas en mis controles analíticos de derma (mi médico de primaria consideraba el caso cerrado y por cómo me habló deduje que yo era una gorda pesada, o lo que de puertas para dentro llamamos "muy demandante"). Con la analítica alta, TSH de 7, mi derma me derivó a endocrino. Hablo de unos 12 años después del inicio claro de síntomas

La endocrino, Rosa, me mandó eutirox 25, BRUTAL. Cada vez era más yo. Cada vez era más yo en mis mejores momentos. En esos momentos, cuando yo tenía en torno a 24-25 años, la indicación era TSH por debajo de 6.... Durante mi primer embarazo la recomendación era tenernos en torno a 4.  Ahora la recomendación es TSH en torno a 4, embarazadas en torno a 2. 


Que quiero decir con esto.  Que como personas que sufrimos una alteración de Tiroides, si tienes sintomatología, no lo dejes!!!!!!!  

Casualmente son alteraciones que afectan sobretodo a mujeres jóvenes, y que en ocasiones esos problemas secundarios: obesidad, dislipemia-colesterol, eccemas, ansiedad, depresión, cansancio extremo,...  pueden pasar sin tratar la causa de los mismos: La Tiroides. 

Otro día, si tenéis ganas, hablamos de los tratamientos farmacológicos, sus controles y sintomatología. 
Si puedo ayudar en algo, aquí estoy, #ffpaciente, #pacientesenred .  


  

domingo, 9 de septiembre de 2018

REGLAS DE LA MENSTRUACIÓN



Hoy vuelvo a los orígenes de este blog, Enfermería, Educación para la Salud y Mujer,  para comentar las alteraciones menstruales.  Sí, eso que afecta al 100% de las mujeres de una manera u otra, en algún momento en su vida, y que tan poco nos explican desde niñas y a la sociedad.

No me interesa lo normal a nivel estadístico, sino lo normal para cada una de las mujeres.


Los datos numéricos, dependiendo del libro-estudio que consultes, tienen rangos muy, muy, variables. Empezamos:


La menarquia es como se llama a la primera regla. En España ronda los 12 años, considerándose totalmente normales rangos de 11 a 15 años. 

Las primeras reglas no suelen doler y son irregulares hasta el correcto funcionamiento del eje hipotálamo-hipófisis-ovarios. También suelen ser anovulatorias (pero esto prefiero no decirlo muy alto, no vaya a ser que alguna persona joven se confíe y la liamos).





PRINCIPALES ALTERACIONES DEL CICLO



No todas las reglas son iguales, y menos al principio. Tampoco tras cambios hormonales como toma de anticonceptivos orales ACO, dejar de tomarlos, píldora del día después, un legrado, días intensos de nervios o cambios en la alimentación...

No hay dos reglas iguales, como no se tiene siempre el mismo apetito, o la misma capacidad de concentración.

¿Rangos habituales? Duración de 2 a 8 días, espaciados un mínimo de 21 días entre reglas.

¿Cuándo debemos consultar? cuando las reglas duran más de 8 días, son muy abundantes (más de 6 compresas empapadas al día), o tiempos entre ellas menores de 21 días. Nuevamente, si esto nos ocurre de manera aislada una vez y en rangos cercanos (una regla de 9 días escasos, un ciclo de 20,...), no se asocia a nada más como dolor anormal, ni se repite, y además puede relacionarse con situaciones de cambios hormonales... pues BE CALM, y actitud expectante.

Según los tratados de ginecología, se debe consultar cuando no se tenga regla durante 6 meses. No comparto esto. Como enfermera familiar y comunitaria, recomendaría a la mujer que acudiera a su enfermera del centro de salud si se produce un retraso atípico en su ciclo habitual. Puede estar indicada la realización de una prueba de embarazo, y personalmente, haría una valoración y registro.  


Cuándo acudir?? Sentido común. Si es una mujer con ciclos de 21 días como un reloj!!!! pasado el mes, parece adecuado pasar por su enfermera del centro de salud. Si es una mujer con ciclos de 40 días igual podemos esperar 2 meses. En cualquier caso, se debe acudir a la enfermera del centro de salud siempre que la mujer lo necesite por dudas o necesidad de apoyo emocional.



Personalmente, no me gusta la idea de que una mujer esté sin menstruar 6 meses y lo pase sola. Tampoco de un posible embarazo no controlado hasta los 6 meses de gestación.



Como enfermera de AP (Atención Primaria), tuve el caso de una mujer cuya pareja tenía una vasectomía, que acudió tras varios meses sin menstruar y fue un positivo. Tengo grabada la angustia de la mujer llorando por distintos motivos, todos ellos de gran impacto. Así que, no, personalmente no apoyo que no se consulte hasta los 6 meses 😊



Definiciones 

Alteraciones en la FRECUENCIA ​

  • AMENORREA  ​FALTA DE MENSTRUACIÓN
- Amenorrea FISIOLÓGICA: cuando no hay regla por motivos naturales del momento vital: infancia, embarazo, lactancia, menopausia.


- Amenorrea PRIMARIA:  se debe iniciar estudio si nunca se ha tenido la regla en niñas con 14 años sin desarrollo de caracteres sexuales, y en cualquier caso pasados los 16 años.

La menarquia suele ocurrir 2 años años tras el desarrollo del botón mamario. Si ya tiene ese desarrollo de caracteres sexuales con 14 años, consideramos que la menarquia aparecerá antes de los 16 y la evolución está siendo normal (es decir, aún es una amenorrea fisiológica, no patológica ni primaria). 


Amenorrea SECUNDARIA: cuando ya ha habido menstruaciones y pasan más de 6 meses sin menstruar.

Otros autores la determinan la Amenorrea Secundaria en plazos de falta de menstruación en una mujer durante el equivalente a 3 meses en mujeres con menstruaciones normales, o a 9 meses si existía oligomenorrea anterior, en ausencia de embarazo.



En mi mundo, y a modo de resumen: Amenorrea Fisiológica (normal) Primaria (nunca ha tenido regla) Secundaria ( mujer con reglas y que pasa meses sin que menstrue sin estar embarazada)





  • PROIOMENORREA​   CICLOS DE MENOS DE 21 DÍAS


Alteraciones por la DURACIÓN



  • OLIGOMENORREA​   REGLA QUE DURA 1-2 DÍAS
  • POLIMENORREA​   DURACIÓN DEL SANGRADO MÁS DE 8 DÍAS


Alteraciones por la CANTIDAD

  • HIPOMENORREA​   POCA CANTIDAD
  • HIPERMENORREA​   SANGRADO ABUNDANTE ( unos 150ml/día, unas 6 compresas empapadas)

Alteración en el RITMO DE ELIMINACIÓN



  • NICTOMENORREA​   SE MENSTRUA CON PREDOMINIO NOCTURNO





​Lo único que quiero, es que estés bien.